Los niños y la jardinería

Créanme, ya hemos resuelto el problema de la jardinería doméstica antes, en este caso tenemos que aprovechar el espacio y las oportunidades para saber cuándo y cómo reunir a los niños para completar esta sana e interesante tarea, esto es un verdadero arte. ¿Donde empezar? El primer paso es conseguir las herramientas adecuadas para su hijo. Trate de encontrar herramientas que parezcan reales y hagan que los niños actúen como verdaderos jardineros. ¿No puedes pagar mucho dinero? Si usa herramientas reales para aflojar el polvo primero, las cucharas de agua de plástico y las cucharas serán muy útiles.

Espacio exclusivo

Esta es una técnica muy eficaz para motivar a los niños pequeños: reserve un «lugar secreto» en el jardín para que lo usen sus hijos o nietos. En ese lugar, usted puede determinar los criterios de diseño. ¿Que quiero decir? No hay mejor ejemplo: a los niños les gustan los extremos, por lo que cultivar flores grandes, como girasoles, y hortalizas pequeñas, como tomates cherry, es absolutamente natural para ellos. No miran a la estética, por lo que se recomienda no plantar flores o hierbas aromáticas como peonías, lavanda, menta y otras.

Compost

Merece un capítulo aparte, porque desde tu punto de vista es una buena elección, además de la salud de la actividad, también estarás enseñando y construyendo conciencia ecológica. Enséñele a los niños cómo hacer abono. Mezclar cáscaras y cáscaras, café, té, cáscaras de huevo, etc.
Cuando todo se vuelve de color negro y desmenuzable (esto tardará varios meses) será el momento de  mezclar con la tierra y con ello a los fertilizantes para tu jardín. No te olvides  usar guantes en todas las operaciones.

Deja un comentario